< <  

Lunes, 6 de septiembre de 2021

  > >


Colosenses 1:24-2:3
Salmos 62:6-7, 9
Lucas 6:6-11

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

jesús lo hace correctamente

“Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada” (Lucas 6:6).

   En el mundo antiguo, la mano derecha de una persona tenía una dignidad especial. Era utilizada para conferir una bendición permanente (Gn 48:13-18). Un rey sostenía su bastón en su mano derecha (ver Mt 27:29), y la mano derecha de un sacerdote se consagraba (Éx 29:20). La mano derecha de un ladrón era cortada, reduciendo así perpetuamente su estatus en la sociedad. Las personas estrechaban su mano derecha para completar una transacción, dándole así a la mano derecha el poder de cumplir su compromiso.

   La mano derecha de Dios también tiene una dignidad y un poder especial (Éx 15:6, 12; Mt 22:44; Sal 44:4). Su mano derecha es justa y verdadera (Sal 48:11). Su mano derecha sostiene a Su pueblo (Sal 18:36; 63:9). Por lo tanto, cuando Jesús le dijo al hombre con la mano derecha marchita que extendiera su mano, Jesús hizo mucho más que restaurar su mano derecha (Lc 6:10). Él también restauró la dignidad y el poder del hombre en la sociedad.

   Junto con nuestra mano derecha, Dios nos dio voluntad propia. Podemos usar nuestra mano derecha para servir a Dios, o para pecar (Sal 109:6; 144:8; 2 Sm 20:9ss). Por lo tanto, Jesús nos advierte: “si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti” (Mt 5:30). Es mejor perder nuestro poder humano y dignidad social que maltratarlo y pecar contra Dios.

   Jesús ahora se sienta a la diestra de Dios (Mc 16:19; Ef 1:20). ¿Cuál será nuestro destino? ¿Usaremos nuestra mano derecha para servir al Señor y así seremos puestos a la diestra de Dios? (ver Mt 25:34) ¿O será todo nuestro cuerpo "arrojado a la Gehena"? (Mt 5:30) Tome la mano derecha de Jesús traspasada por los clavos y deja que haga correcta tu vida.

Oración:  Señor, “Si me olvidara de ti, Jerusalén, que se paralice mi mano derecha” (Sal 137:5). Que use mi mano derecha, todo mi cuerpo y alma para servirte y así disfrutar “del gozo en tu presencia, de felicidad eterna a Tu derecha” (Sal 16:11).

Promesa:  “Confíen en Dios constantemente, ustedes, que son Su pueblo” (Sal 62:9).

Alabanza:  Silvia ora regularmente por los terroristas.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Nihil Obstat (no existe impedimento para publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de agosto al 30 de septiembre de 2021. Otorgado el 17 de marzo de 2021. Reverendo Steve J. Angi, Canciller y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, Ohio

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.