< <  

Martes, 18 de junio de 2019

  > >
2 Corintios 8:1-9
Salmos 146:2, 5-9
Mateo 5:43-48

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

ricos que piensan que son pobres

"Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza" (2 Corintios 8:9).

¿Qué tal si una persona fuera rica sin saberlo? Pudiera privarse innecesariamente a sí mismo, a su familia o a otros de las necesidades básicas. Hasta le sería posible al hombre rico morir de hambre, si no supiera que era rico. ¿Sabes que "Jesucristo siendo rico, se hizo pobre por nosotros a fin de enriquecernos con su pobreza"? (2 Co 8:9) San Pablo oró: "Que Él ilumine sus corazones, para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados, los tesoros de gloria que encierra su herencia entre los santos" (Ef 1:18). Nuestra "riqueza" (Fil 4:19) es "insondable" (Ef 3:8). Por lo tanto, puede ser difícil para nosotros saber qué tan ricos somos o aun si somos ricos.

Sin embargo, debemos reconocer nuestra gran riqueza en Cristo. Porque los santos Pedro y Juan reconocían su riqueza, sanaron instantáneamente a un hombre cojo desde su nacimiento (ver Hch 3:6ss). Debido a que los cristianos de Macedonia conocían su riqueza incluso en medio de una profunda pobreza material, pudieron contribuir generosamente con una donación por medio de la cual se salvaron las vidas de cristianos judíos hambrientos (ver 2 Co 8:1ss). Aquellos que conocen su riqueza en Cristo (ver Fil 3:8) ven multiplicar sus panes y peces para alimentar a un gran número de personas (ver Mt 14:19ss). Tenemos la riqueza para hacer discípulos de todas las naciones (ver Mt 28:19). ¡Si solo lo supiéramos!

Cree en el Señor cuando Él te dice en Su Palabra que eres rico. Cuando creas, descubrirás la riqueza que has tenido desde que fuiste bautizado. "Eres rica" (Ap 2:9).

Oración:  Padre, no necesito más riqueza material, pero dame una fe más profunda en Ti.

Promesa:  "Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo" (Mt 5:48).

Alabanza:  Marta recibió innumerables hermanos y hermanas cuando entró en la Iglesia.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 12 de diciembre de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.