< <  

Miércoles, 17 de abril de 2019

  > >

Miércoles Santo


Isaías 50:4-9
Salmos 69:8-10, 21-22, 31, 33-34
Mateo 26:14-25

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿será esta semana santa, realmente santa?

"Cada mañana, Él despierta mi oído para que yo escuche como un discípulo. El Señor abrió mi oído y yo no me resistí ni me volví atrás" (Isaías 50:4-5).

Nos hacemos santos por la gracia de Dios. El ser santo, -como lo es Él- en cada aspecto de nuestra conducta, es un regalo de Dios (1 Pe 1:15-16). Sin embargo, nosotros debemos decidir si aceptaremos este regalo. Aceptamos la gracia de la santidad obedeciendo al Señor, especialmente aceptando nuestras cruces diarias (ver Lc 9:23). Si aceptamos el regalo de la santidad veremos a Dios (Heb 12:14) y proclamaremos por siempre: "Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que vendrá" (Ap 4:8).

Esta es Semana Santa. Es la semana en que el Señor nos dará la gracia de manera excepcional para crecer en santidad. Sin embargo, la Semana Santa puede que no sea ese tiempo tan especial de santidad a menos que aceptemos la cruz de ser perseguidos (ver Mt 5:11). Esta semana el Señor nos llama a ofrecer la espalda a quienes nos golpean y nuestras mejillas a quienes nos arrancan la barba (Is 50:6). La Semana Santa puede ser un tiempo para dar nuestra otra mejilla (Mt 5:39) y no para proteger nuestras caras de "ultrajes y escupidas" (Is 50:6). La Semana Santa es el mejor tiempo para tomar la cruz de la reconciliación y acercarnos a los Judas que nos han perseguido y traicionado (ver Jn 13:26; Mt 26:24-25).

¿Será esta Semana Santa, verdaderamente santa? ¿Abrazaremos la cruz de la persecución sufriente y de los perseguidores amados?

Oración:  Padre, en este último día de la cuaresma, dame tal deseo por la santidad que desee morir por amor a Ti.

Promesa:  "El celo de tu Casa me devora, y caen sobre mí los ultrajes de los que Te agravian" (Sal 69:10).

Alabanza:  En un servicio de sanación, Jesús curó a David de ceguera en el ojo derecho.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 23 de enero de 2019

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.