< <  

Viernes, 31 de agosto de 2018

  > >
1 Corintios 1:17-25
Salmos 33:1-2, 4-5, 10-11
Mateo 25:1-13

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

ganado por uno

"El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan –para nosotros– es fuerza de Dios" (1 Corintios 1:18).

A la iglesia corintia no le faltaba ningún don de la gracia (1 Co 1:7). Podría haber sido una fuerza matriz para el reino de Dios, pero a cambio se quedó atascada en problemas. El cristiano corintio típico era tan poco desarrollado como un bebé espiritual (1 Co 3:31).

Los corintios malgastaban mucho su increíble potencial a causa de su falta de unidad. Se repartieron en varias facciones (1 Co 1:12). Pablo les llamó al arrepentimiento, y por lo tanto a la unidad, al llamarles a la cruz. Él proclamaba la cruz de Jesús como el poder de Dios y la sabiduría de Dios (1 Co 1:24, 18). Pablo determinó que mientras él estuvo con los corintios, él no quiso "saber nada, fuera de Jesucristo, y Jesucristo crucificado" (1 Co 2:2).

Existen más cristianos en el mundo hoy en día que nunca antes. Nosotros, como Iglesia, tenemos la autoridad de las llaves del reino de Dios (Mt 16:19). Tenemos todo el poder necesario para ganar el mundo para Cristo (Ef 1:13). Sin embargo, somos débiles y a menudo paralizados espiritualmente a causa de nuestra desunión. Hay que arrepentirnos, acercarnos a la cruz y aceptar la reconciliación de Jesús por medio de Su sangre (Col 1:20).

Jesús ora para que nos convirtamos en uno igual que Él y el Padre son uno (Jn 17:21). Responde a Su oración. Sé la Iglesia en el poder y la victoria.

Oración:  Padre, que no haga "nada por espíritu de discordia o de vanidad" sino que estime "a los otros como superiores" a mí (Fil 2:3).

Promesa:  "Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora" (Mt 25:13).

Alabanza:  El padre Nicolás se levanta temprano por tres horas para prepararse para la Misa matutina, en oración y reflexión.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 19 de enero de 2018

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.