< <  

Miércoles, 11 de enero de 2017

  > >
Hebreos 2:14-18
Salmos 105:1-4, 6-9
Marcos 1:29-39

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

haz una alianza con dios

"[Jesús] debió hacerse semejante en todo a sus hermanos, para llegar a ser un Sumo Sacerdote misericordioso y fiel en el servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo" (Hebreos 2:17).

Una alianza es la entrega de la esencia de uno. Involucra un auto-otorgamiento completo y total, una prenda del ser mismo de uno. Una alianza requiere la fe, la esperanza y el amor. No es un contrato de negocios, aunque sí es así de vinculante.

El Señor recuerda Su alianza para siempre (Sal 105:8). Que nosotros ayudemos a los demás a conocer Su alianza y vivirla fiel y alegremente. Que nosotros vivamos nuestra parte en la nueva alianza de Dios (Jer 31:31-34).

Un matrimonio también es una alianza. Dos partes entregan sus vidas, la una a la otra, de forma que se les vincula. La alianza de Dios con Su pueblo se parece a la del matrimonio. Las Escrituras presentan el matrimonio más frecuentemente como un retrato de la manera en que funciona la relación de alianza entre Dios y Su pueblo (ver Ef 5:21-32; Os 2:20-21).

Jesús selló la Nueva Alianza con Su sangre. En la Última Cena, la primera Eucaristía, Jesús dijo: "Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memoria mía" (1 Co 11:25). Asimismo, todos los mártires que se murieron por Jesús derramaron su sangre como sello que atestigua su participación en la nueva alianza.

Jesús entrega Su cuerpo y sangre por nosotros en el amor de la alianza durante cada Misa. Que nosotros hagamos lo mismo. Celebra la Misa tan frecuentemente como sea posible en el amor de la alianza.

Oración:  Padre, Te ofrezco mi corazón, alma, mente y cuerpo en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad. Te amo para siempre.

Promesa:  "Por haber experimentado personalmente la prueba y el sufrimiento, Él puede ayudar a aquellos que están sometidos a la prueba" (Heb 2:18).

Alabanza:  Alicia ha salvado cientos de niños al amarlos personalmente y al dar consejo a madres jóvenes frente a salas de aborto.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).