< <  

Sábado, 24 de mayo de 2014

  > >
Hechos 16:10, 1-10
Salmos 100:1-3, 5
Juan 15:18-21

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

la pieza que falta

"Ven hasta Macedonia y ayúdanos" (Hechos 16:9).

Hoy recordamos el momento en que usa el término "nosotros" en los Hechos de los Apóstoles. Cuando Pablo y sus compañeros fueron prevenidos de ir a Asia y Bitinia, Lucas el autor de los Hechos, usa el pronombre "ellos" (Hch 16:6,7). Por eso, "ellos descendieron por Tróade" (Hch 16:8). Los misioneros fueron encontrando la puerta cerrada y aparentemente estaban vagando sin rumbo.

En Tróade, "Pablo tuvo una visión" (Hch 16:9). Ahí el grupo encontró la puerta abierta que conducía a Macedonia. En Tróade, de repente, ellos recibieron visión, discernimiento y dirección (Hch 16:10). ¿Qué hizo la diferencia?

En Tróade, Lucas se unió al grupo misionero. Nota que el pronombre "nosotros" se usa al principio de Hechos 16:10 y continúa por una buena parte del resto de los Hechos. Antes de que Lucas llegara, la misión estaba todavía por aclararse. Después de que Lucas llegó, la puerta se abrió para llevar el evangelio a Europa por primera vez.

Lucas no se menciona en los Hechos realizando alguna tarea notable. Simplemente está "con" Pablo (ver 2Tim 4:11). Silenciosamente, Lucas usó sus dones naturales y espirituales; lo que les condujo a la puerta abierta. Lucas fue escogido por Dios para desempeñar este papel (ver Jn 15:19).

¿Qué hay de ti? ¿Eres igual que Lucas? ¿Hay algún ministerio, comunidad o vocación para la cual tú eres la pieza que falta? Pentecostés se acerca rápidamente. Ora diligentemente para tener docilidad al Espíritu Santo y discernimiento en todas las áreas de tu vida. Que el "Espíritu de Jesús" (Hch 16:7) te fije "como una estaca en un sitio firme" (Is 22:23).

Oración:  Padre, gracias por prepararme una vida de buenas acciones de aquí en adelante (Ef 2:10). Que pueda gustosamente completarlas todas ellas.

Promesa:  "Yo los elegí y los saqué del mundo" (Jn 15:19).

Alabanza:  Durante años, María trató de ser una buena persona y hacer buenas obras, pero no fue sino hasta que el Espíritu Santo tocó su corazón y le mostró a Jesús como Salvador que ella se apoderó de sí misma más allá de lo imaginado.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 18 de diciembre de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.