< <  

Martes, 29 de abril de 2014

  > >

santa Catalina de Siena


Hechos 4: 32-37
Salmos 93: 1-2, 5
Juan 3:7-15

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

guerras culturales

"La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos" (Hechos 4:32).

Jesús está orando para que seamos uno como Él y su Padre son uno, de modo que el mundo crea que el Padre lo ha enviado (Jn 17:21). Para atestiguar con fuerza al Cristo resucitado, la comunidad de los creyentes deben ser "de un solo corazón y una sola alma" (Hch 4:32-33). Esta unidad no debe ser superficial, sino profunda y concreta como las primeras comunidades cristianas, que voluntariamente compartían todo en común (Hch 4:32, 2:44). Por ejemplo, Bernabé vendió su finca y entregó el dinero a la Iglesia (Hch 4:37). El amor y la unidad en las primeras comunidades eran tan profundos que ellos entregaban sus vidas por los demás (1 Jn 3:16).

La cultura humanista del mundo en que vivimos valora más la independencia y el individualismo que la comunidad cristiana. Por eso, la vida comunitaria de la Iglesia primitiva nos puede parecer extraña. Podemos continuar siendo "incrédulos, a quienes el dios de este mundo les ha enceguecido el entendimiento" (2 Co 4:4) o podemos arrepentirnos, creer en la Palabra de Dios y vivir una nueva vida. El Papa Juan Pablo II nos ha enseñado: "En una palabra, podemos decir que el cambio cultural que estamos experimentando demanda de cada uno la valentía de adoptar un estilo de vida nuevo" (El Evangelio de Vida, 98). Cambia tu estilo de vida. Vive en comunidad cristiana. Sé un testigo fuerte del Cristo resucitado.

Oración:  Padre, haré cualquier cosa y viviré de forma tal que pueda guiar a la gente para que acepten la vida resucitada en Jesús.

Promesa:  "El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que nacido del Espíritu" (Jn 3:8).

Alabanza:  Los padres de santa Catalina permitieron que el Señor les bendijera con una familia numerosa. Su vigésima cuarta hija llegó a ser Doctora de la Iglesia.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 18 de diciembre de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.