< <  

Viernes 17 de mayo de 2013

  > >

Novena de Pentecostés – día 8


Hechos 25:13-21
Salmo 103:1-2, 11-12, 19-20
Juan 21:15-19

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

pentecostés y el papa

"…Pedro debía glorificar a Dios" (Juan 21,19).

Jesús dijo que Él fundaría Su iglesia sobre la roca, Pedro. Jesús confió a Pedro las llaves del reino de los cielos (Mt 16,18-19). Jesús ha sido consistente con esa afirmación. En el último capítulo de los cuatro Evangelios, Jesús le pregunta a Pedro tres veces: "¿Me amas?" (Cfr. Jn 21,15-17). Él escogió a Pedro para ser el predicador de Pentecostés (Hch 2,14) y el primer predicador de los Gentiles (Hch 10,5ss). Jesús ungió a Pedro con tal poder de sanación que las masas eran sanadas simplemente al tocar la sombra de Pedro (Hch 5,15-16).

Pedro sigue siendo una parte muy importante del Plan de Dios, especialmente por medio de sus sucesores, los Papas. La Iglesia primitiva necesitaba a Pedro y la Iglesia actual también. Pedro fue el líder del primer Pentecostés. ¿Has pensado si este Pentecostés será diferente? Jesús es el mismo hoy como ayer (Heb 13,8). Su llamada es irrevocable (Rom 11,29). Jesús no cambia sus planes; Él les da seguimiento. Pedro, el Papa y Pentecostés siguen juntos.

Para recibir el Espíritu Santo en plenitud, escucha y obedece al Papa, así como la Iglesia primitiva escuchaba a Pedro en el primer Pentecostés cristiano. Escucha al Papa en cuanto a arrepentirse, convertirse, santificarse, purificarse, tu estilo de vida, control natal, la familia y la comunidad. Al obedecer a los sucesores de Pedro, obedeces a Jesús, quien los escogió (Cfr. Lc 10,16). Así podrás recibir el Espíritu Santo, que "es dado a los que obedecen a Jesús" (Hch 5:32).

Oración:  Padre, que ame ser sumiso a la autoridad que Tú has establecido. ¡Ven Espíritu Santo!

Promesa:  "Y después de hablar así, le dijo, 'Sígueme'" (Jn 21,19).

Alabanza:  Daniel guardó un resentimiento por muchos años contra su padre, debido a su severidad y distancia con él. Jesús suavizó el corazón de ambos y hoy están juntos.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 19 de diciembre de 2012

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.